lunes, 24 de noviembre de 2008

Presentación de Manuel López Azorin para "Vivir Provisional"

RICARDO BORNEZ
Entre el dolor y el amor, el desencanto y la soledad…
Vivir provisional
(Eguzki Argitaldaria. Colección Poesía Indefensa. Bilbao, 2000)

A Ricardo Bornez , autor del libro que se presenta hoy, lo conozco desde 1990. Fue compañero en el Colectivo Helicón de poesía y relato durante algunos años y él, al igual que otros poetas del grupo como Francisco José Sevilla y Manuela Temporelli, han publicado colectiva e individualmente y siguen escribiendo poesía, otros como Raúl López, ha publicado poemas en la colección “Nos queda la palabra” de este C. C. Blas de Otero o Serafín Picado que hace poco acaba de publicar una novela, o Manuel Zapata, que publicó y publica poemas y relatos en diferentes revistas, bien por haber obtenido algunos premios, bien porque le solicitan colaboración. Son estos nombres la nómina vigente de aquel colectivo formado en origen hacia el año 86 por cinco personas (José Mª Causín, Manuel Rey, Maribel Orgaz, Francisco José Sevilla y yo) y, luego, en el 90 por catorce o quince. No es mala nómina esta de seis poetas, o siete si se me incluye a mí, dedicadas al verso o a la prosa, en definitiva a la creación literaria, para un colectivo periférico que nació, y lo digo con conocimiento de causa, por pura vocación al tiempo que por imperiosa necesidad.

Presentamos hoy el único libro publicado hasta la fecha, de Ricardo Bornez: Vivir provisional. No es que haya escrito nada más que éste, no. Él ha escrito mucho más,(Libros de soledad como el que se presenta hoy, de amor como el titulado Cuerpo de agua que permanece inédito y de testimonio de vida, eso que se dio en llamar erróneamente poesía social, y que nos lo muestra en muchos de sus poemas) y sigue escribiendo a pesar de que las editoriales no le tengan en cuenta, continúa a pesar de que algunos poetas un tanto elitistas consideren que su modo de hacer poesía adolece, en ocasiones de ritmo, y de que esa mal llamada poesía social que le atribuyen piensen que está trasnochada o de que algunos de este mundillo de la poesía bien provistos de títulos académicos, etc. le miren por encima del hombro.
Claudio Rodríguez aún no había terminado el bachillerato cuando a los 17 años escribió El don de la ebriedad, libro que hoy, tras 55 años publicado, sigue considerándose un hito en la poesía del siglo XX. Luego cuando se publico sí, entonces vino a Madrid a estudiar Filología Románica, pero eso fue después de escribir ese libro.
Pepe Hierro sólo tuvo tiempo de iniciar estudios de Formación profesional, truncados luego por la guerra civil y su posterior encarcelamiento. Sin embargo su poesía está fuera de toda duda y es uno de los grandes poetas del siglo pasado.
Eladio Cabañero, premio nacional de poesía en los sesenta y poeta, él, de los años 50, era un albañil. Hay más ejemplos como éstos y también de poetas con una gran preparación académica como Antonio Colinas, o Luis Alberto de Cuenca, o Luis García Montero, por ejemplo; pero unos y otros han abrazado el Don, no del bagaje académico sino de la Poesía.

Esto no es nuevo, ha sucedido siempre y seguirá sucediendo. Lo cierto es que, a veces, no nos damos cuenta de que la Poesía es un Don y de que si bien es cierto que cuanto más preparación se tenga, técnicamente hablando, tanto mejor, técnicamente, claro, saldrá el poema; pero no es menos cierto, también, que por mucha perfección técnica que tenga un poema si no toca los sentidos, si no nos emociona, no será casi nada. A veces un poema salva un libro.
A Vivir provisional, (libro que contiene algunos poemas que tocan los sentidos, en mi opinión y en opinión de un poeta que después desvelaré) le salva, sobre todos, un poema.
Vivir provisional. Ya desde su título podemos intuir parte de la poética de este autor y podemos imaginar, también, que eso que decía Voltaire sobre que la metafísica no era otra cosa que la novela del alma, se puede aplicar a la poesía y decir que ésta, la poesía, es, entre otras muchas cosas, la metafísica del alma. Y con el alma vivimos la provisionalidad de la vida y con la vida, el dolor y la alegría, el pesimismo y la esperanza, el amor y su contrario, el deseo de justicia y la desigualdad, y con todo ello vivimos, también, las inseguridades, los desencantos, los miedos, la soledad… y, cómo no, los sueños de negarnos a determinadas formas de vivir, los sueños para transformar la realidad cotidiana en esa otra realidad poética que nos libere y que, de algún modo, nos salve de la soledad de sentirnos solos.
Así lo hace Ricardo Bornez y no es que con ello busque trascender en lo eternal con su poesía, no, él más bien, al igual que Blas de otero no quiere ser famoso ni eterno después de sí, él lo que busca con su poesía es sentirse acompañado, arropado, querido… y, sobre todo, popular. Y es que Ricardo sabe muy bien que ser popular es lo mejor que le puede suceder a un poeta. Porque ¿Qué es popular? “Popular es aquello que el pueblo hace suyo”, esa es su definición: lo que el pueblo hace suyo. ¿Qué mejor cosa para la poesía que pertenecer al pueblo? Esa es la grandeza de lo popular; pero qué misterio, qué magia, qué dificultad entraña se popular de verdad porque no depende de uno sino de los otros, de que el pueblo te tome como algo suyo y te haga de él. Claro que desearlo, soñar con ello, es algo tan hermoso…

Para no sentirse desamparado aun estándolo… para escapar de la soledad, nos dice Ricardo en el poema X de su libro que “un bar es el mejor lugar; una copa la mejor compañía/ cuando la soledad inunda. / La noche el mejor refugio para el recuerdo. Caminar por perdidas callejuelas, / el único consuelo, / olvidarte de la existencia, la única forma de vivir”.
Él sabe que hay otras formas de vivir pero en esos instantes de indefensión, de desamparo, de soledad… se rebela contra la propia existencia.

Ricardo Bornez desde que lo conozco y ya son muchos años, se niega al asfalto, y se niega porque considera a los habitantes de las ciudades, en términos generales, individualistas y poco solidarios; pero vive en el asfalto y lo sufre y lo disfruta, como hombre y como poeta urbano, desde fuera, con el devenir diario, sintiéndose indefenso y desde dentro, con su capacidad creativa, sintiéndose desamparado y solo. Es tal el sentimiento de soledad que ha llegado a sentir Ricardo que un día escribió:

Sólo un café solo; / sólo una cerveza, solo. / Solo una comida, solo /sólo una cama solitaria, solo. / Sólo soñar, solo; /sólo un despertar, solo. / únicamente los pasos son pares: / se acompañan uno al otro.

Un gran poeta, Pepe Hierro, este el poeta que dije desvelaría más adelante. Cuando en una ocasión Pepe escuchó este poema, fue en marzo de 1992 concretamente, hizo el siguiente comentario:
“Es la mejor definición de la soledad que he oído, un libro con este poema ya merecerá la pena” Ya les decía que a veces un poema salva un libro y si salva un libro, salva también al poeta que lo escribe
Por otra parte, Miguel Ángel Zorrilla, que escribió el epílogo de Vivir provisional nos dice algo con lo que yo me identifico plenamente. Dice: “Cuando la emoción se adueña del discurso y ya no se sabe si la palabra es la que se hace carne en el autor, o viceversa, es la carne mortal y convulsa la que se hace verbo…
Ya no importa tanto quien sea el poeta, ni que posesiones tiene, ni qué conocimientos luce, ni quién le ha dado vela en este entierro…
Importa el modo de ser él, la presencia viva de lo que le embarga. (O dicho de otro modo: si un poema nos toca los sentidos y nos emociona qué más da qué ropaje vista el autor. Nos toca, se hace nuestro y punto. He ahí el milagro)
La soledad y el amor, además del testimonio social, implícito en la poesía de Ricardo Bornez, son en mi opinión las temáticas fundamentales de este poeta de palabra sustantivada, directa, metafórica en ocasiones, simbólica en otras y clara y humilde y llana siempre, para mostrarnos sus inquietudes y sus sueños, sus anhelos y su indefensión, su desamparo y su deseo de sentirse querido, su desencanto y su esperanza.
Su discurso poético es una flecha directa a la emoción. Por eso y con todo ello Ricardo, en su poesía, se niega a soportar sangre de neón para sus venas, (Él dice que es un poeta indigente / porque vive por debajo del umbral de la “cultura” ) y se niega porque no le gusta este vivir en un mundo de mercadotécnia y de extremado consumo, (Se considera un desheredado de las editoriales / por no ser vanguardista, experimental, cínico, elitista, ista, ista…) Se niega a vivir en un mundo de usar y tirar sin más pretensión que la de la apariencia externa. Se niega Ricardo a sufrir, solitario, la condena de la vida (esa que se nos impone) entre tanto bullicio vano, hueco, vacío, rodeado de sonorísima soledad. Se niega a vivir periférico y perdido en un tiempo sin sentido, extraño, desigual, clasista, insolidario… (Él dice ser un proletario del verso y prefiere ser leve brisa que huracán, ser, en fin, viento del pueblo hernandiano, porque al fin y al cabo al pueblo lo quieran o no los que manejan esto del “cotarro poético” siempre les queda la palabra. Y se niega, en fin, a consumir su horario con llanto resentido, vagando entre el dolor y el desencanto, el desamor, la soledad… y por eso se aferra a los sueños (El sueño del amor, el sueño de la poesía…) y lo hace para no sentir, para no ver la maldad de la vida.

Pero la vida no es tan mala, el hombre la hace mala en muchas ocasiones y de ahí que nos provoque ese sentimiento de cruz, de desencanto, de desamparo, indefensión, de soledad. Pero la vida está bien, el amor la hace mucho mejor casi siempre y hay que caminar, cada día de la vida, tratando de ir acompañado de esa cara de la moneda llamada Amor.
Por eso Ricardo sueña con el amor porque, en definitiva, es el mejor equipaje posible para éste, que es, nuestro Vivir provisional.




Manuel López Azorín




Octubre de 2008

1 comentario:

marisa dijo...

Bravo Ricardo, me gusta tu blog y lo que defiendes: la poesía para todos, de todos, por todos y en todos. Te enlazo en mi blog y te dejo mis dos blogs para que les eches un vistazo
http://enredandopalabras.es/blog/enredandopalabras/
http://sonetosdelamoroscuro.blogspot.com/
Saludos.