miércoles, 7 de julio de 2010

CUANDO ESTAS AUSENTE - Ricardo Bórnez

Cuando estas ausente

se me pliega el universo,

el reloj deja de marcar las horas,

todo se hace desierto maldecido.

El silencio

en una cadena perpetua

recordando tus labios,

tus pechos abiertos

a la brisa de caricias.

Cuando estás ausente

no tienen sentido los sueños,

y el rocío

se me escapa de entre los dedos.

Tu manantial se me antoja

fuente bendita donde santificar

la oscuridad de la existencia;

poseer tus poros

sin tenerte,

acariciar tu cuerpo lejano

en el éxtasis del deseo.

Cuando estas ausente

no hay piedad para la vigilia,

y tus ojos de mar

se me clavan

en la noche eterna.

Sueño con el valle florido

que me dio paso

para llegar a tu alma,

con tus piernas

haciéndome prisionero de ti.

Cuando estas ausente

pienso en un día

sin no exista tu respirar silente,

tu palpitar controlado

entregándome a ti.

No me canso de gritarle a la Luna,

de buscar en cada estrella

el resplandor de tu mirada,

cuando estas ausente.

1 comentario:

Calipso dijo...

Muy bueno este poema Ricardo, me gusta mucho esa ausencia.


Un abrazo